Boletín de Sur a Sur, nº 66: África, un “país” de tópicos

Durante el curso que acaba África ha sido para ASPA un referente continuo en charlas c3a1frica-tc3b3picaexposiciones y proyectos de cooperación. En este recorrido solidario hemos podido observar, sin embargo muchos tópicos. Se habla de que todos los africanos viven en un mismo país, son pobres y vagan desnudos por sus desérticos paisajes, al igual que los españoles visten de torero y los mexicanos solo toman tequila. Por eso siempre es buena una ocasión para desmontar sus tópicos más célebres.

África, el país más grande del planeta. Es también el mayor de sus tópicos. En el imaginario colectivo, es algo parecido a China, un estado de dimensiones colosales con miles de millones de habitantes de una sola raza. La realidad diferenciada de sus 54 países requiere un esfuerzo demasiado complejo para nuestra cultura de masas, y más tratándose de un continente de pobres.

Calor y sequía. Una escena habitual en el aeropuerto internacional de Nairobi es la del turista disfrazado con pantalones cortos (modelo explorador), camiseta y sandalias “todoterreno”. Llega dispuesto a vencer al asfixiante calor y a las dificultades de una vida entre polvo y escasez de agua. Pero es julio, la temperatura en la capital keniana es de 10 grados centígrados y llueve a mares. De camino a su hotel, pedirá al taxista que encienda la calefacción y atravesará barrios de naturaleza desbordante.

Los niños pobres y sus moscas. Sí, los hay, y no solo niños. Hay centenares de millones de personas por debajo del umbral de la pobreza (el 85% de la población en algunos países) y muy pocas interesadas en solucionarlo. Pero, aunque prevalezca la iconografía del niño asediado por las moscas en mitad de una tierra seca, también hay urbes modernas, autopistas, coches caros y una escala social que incluye clase media y ricos. Estos últimos, muy pendientes, además, de unas previsiones de crecimiento superiores al 25% en algunos casos. (….)

Para seguir leyendo el boletín pincha en este enlace

Un año desde la masacre de Israel contra Gaza y diez años desde el lanzamiento de la campaña BDS

Hace un año, el 9 de julio de 2014 Israel inició uno de sus ataques más brutales contra la población de Gaza. Durante 55 días continuos bombardeos e inclusiones terrestres dirigidos a zonas civiles arrasaron Gaza, destruyendo infraestructuras, como viviendas, hospitales y escuelas, asesinaron a más de 2.200 personas, entre ellas 551 menores, y dejaron más de 10.000 heridos. Un año después, el bloqueo ilegal e inhumano que Israel impone a la población gazatí ha impedido su resconstrucción, así como la provisión de materiales e instrumentos de primera necesidad.

CARTEL BDS GAZA 10 AÑOS_web-01El informe de la comisión de investigación de la ONU, detalla las continuas violaciones del derecho internacional por parte de Israel, revelando lo que es imposible ocultar, que Israel ha cometido y comete crímenes de guerra.

Sin embargo, la complacencia de la comunidad internacional con los crímenes israelíes hacen prever que, tal y como ocurrió con el informe Goldstone y los informes de los relatores de la ONU, lleva camino de ser ignorado y olvidado en algún cajón mientras las violaciones a los derechos del pueblo palestino continuan.

Del mismo modo, el 9 de julio de 2004, la Corte Internacional de Justicia (CIJ) publicó sus conclusiones sobre la construcción del muro. En ellas la Corte estipulaba que la construcción del muro y el sistema de asentamientos adyacente es ilegal, contraria a derecho internacional. Según la CIJ Israel debe detener inmediatamente la construcción del muro, desmantelar los tramos ya construidos y reparar los daños causados. Así mismo, la CIJ subrayó que “cualquier Estado” que sea Alta Parte Contratante de los Convenios de Ginebra “tiene la obligación de asegurar que se cumplan las exigencias de los instrumentos en cuestión” y que “la ONU, y especialmente la Asamblea General y el Consejo de Seguridad, deben estudiar qué otras medidas son necesarias para poner fin a la situación ilegal que se produce como consecuencia de la construcción del muro.

Sin embargo, han pasado 11 años desde esta decisión y vemos como el muro y los asentamientos siguen creciendo, pero Israel continua sin sufrir ni la mas mínima sanción.

Ante esta situación de impunidad, hace diez años, el 9 de Julio de 2005, más de 170 organizaciones de la sociedad civil palestina lanzaron el llamamiento a unirse a la campaña por el Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS) contra el Estado sionista de Israel hasta que ponga fin a la ocupación y el sistema de Apartheid y se cumpla el derecho de retorno de las refugiadas y los refugiados palestinos. La campaña ha sido apoyada por movimientos sociales, sindicatos, ONGS, asociaciones, partidos políticos y un gran número de organizaciones y personas individuales a lo largo del mundo, logrando importantes victorias.

En el décimo aniversario del lanzamiento de la campaña, desde la Red de Solidaridad Contra la Ocupación de Palestina (RESCOP), reiteramos nuestro compromiso con el movimiento BDS y afirmamos tajantemente: No en nuestro nombre. Así mismo, hacemos un llamamiento a todas las personas solidarias a que participen en nuestras campañas, no comprando productos israelíes, y contribuyan de esta manera al crecimiento del movimiento BDS por los derechos del pueblo palestino. Seguir leyendo Un año desde la masacre de Israel contra Gaza y diez años desde el lanzamiento de la campaña BDS

Omar Barghouti: el hombre detrás del movimiento BDS

A medida que crece el movimiento de boicot, desinversión y sanciones, su co-fundador, Omar Barghouti, se ha convertido en blanco de la satanización israelí. Rami Younis, de +972 Magazine, se sentó con él para discutir sobre los objetivos del BDS, sus éxitos recientes y las frecuentes acusaciones de que el movimiento es antisemita.

56755aOmar Barghouti es en este momento uno de los nombres más denostados en los círculos del gobierno israelí y sus aliados. Los funcionarios han calificado a este activista de derechos humanos palestino y líder del movimiento BDS –que él ayudó a fundar hace una década- como una amenaza al Estado de Israel. ¿Qué tan grande es esa amenaza? Bueno, apenas la semana pasada el periódico de más venta en el país, Yedioth Ahronot, publicó un artículo sobre él en primera página, apodándolo “el Explosivo Omar”. Y si él y el movimiento de boicot le están provocando un ataque de pánico a los políticos y a los medios israelíes, uno solo puede concluir que están haciendo las cosas bien.

Sin embargo Barghouti (51) se rehúsa a responder a sus acusadores, porque mantiene un boicot a la prensa israelí. Aceptó dar esta inusual entrevista debido a mi identidad palestina y a condición de que primero se publicara en árabe en el sitio palestino Bokra, además de publicarse aquí en inglés y en hebreo en Local Call, donde yo blogueo. Antisionismo trilingüe unitario en su máxima expresión, se podría decir.

Barghouti explica su decisión de no hablar con los medios israelíes y la lógica del llamado más general al boicot, la desinversión y las sanciones a Israel en su conjunto: “En cualquier otra situación de opresión prolongada, los grupos de derechos humanos piden medidas punitivas contra el Estado y sus instituciones, no solo contra un sector del Estado que es directamente responsable de la injusticia. Nadie pidió que se prohibiera los productos de compañías ubicadas en Darfur en respuesta a los crímenes de guerra cometidos por Sudán: la medida se planteó para Sudán como país.

“Como dijo una vez el arzobispo Desmond Tutu: en Occidente ponen a Israel en un pedestal y lo tratan como si estuviera por encima del derecho internacional. El BDS busca terminar con esta excepcionalidad y su impunidad criminal. Israel debe ser tratado como cualquier otro país que comete crímenes igualmente escandalosos.”

El movimiento BDS se puso en marcha el 9 de julio de 2005, cuando una amplia alianza de más de 170 organizaciones sociales y de base, sindicatos, ONGs, partidos políticos y redes de refugiados palestinos hicieron llamamiento abierto al boicot, dirigido a las organizaciones de la sociedad civil internacional y a las personas de conciencia. Llamaban a “imponer amplios boicots e implementar iniciativas de desinversión contra Israel, similares a las aplicadas contra Sudáfrica en la era del apartheid”, dice Barghouti. “Hoy, el movimiento global de BDS es liderado por la mayor coalición de la sociedad palestina: el Comité Nacional de BDS” [BNC por sus siglas en inglés].

El movimiento BDS exige: el fin de la ocupación de los territorios palestinos y árabes desde 1967, incluyendo el desmantelamiento del muro y las colonias; el fin del sistema de discriminación racial contra las y los palestinos con ciudadanía israelí; y respetar el derecho fundamental –reconocido por la ONU- de las y los refugiados palestinos de retornar a su tierra.

“Estos tres derechos básicos corresponden a los tres principales componentes del pueblo palestino: los que están en la Franja de Gaza y Cisjordania (incluyendo Jerusalén Este); las que están en el territorio de 1948 y viven bajo el apartheid israelí, y los que están en el exilio”, dice Barghouti. Él sostiene que cualquiera que sea la forma que adopte la solución política al conflicto, debe basarse en estos tres principios.

La herramienta que esas 170 organizaciones de la sociedad civil palestina eligieron para reclamar esos derechos y luchar contra la ocupación israelí se apoya enteramente en el discurso de los derechos humanos y en la acción noviolenta –en oposición a la violencia de la ocupación. Al menos por esa razón es importante escuchar y entender lo que Barghouti tiene para decir. Seguir leyendo Omar Barghouti: el hombre detrás del movimiento BDS

Córdoba Solidaria pide que se retire la Ley Mordaza

  • unnamedPara la Coordinadora de Colectivos Sociales “Córdoba Solidaria” la Ley de Seguridad Ciudadana, conocida como Ley Mordaza, y la reforma del Código Penal, que entran en vigor este mismo 1 de julio, socavan el ejercicio de Derechos Humanos como el de manifestación y expresión.
  • Un grupo de relatores de Naciones Unidas (ONU) ya alertaron en el mes de Febrero de la vulneración a derechos y libertades individuales que suponía su aprobación.

Los colectivos y entidades miembro de Córdoba Solidaria, entre los que se encuentra ASPA, vemos con preocupación el nuevo marco legal que regulará la protesta y la reivindicación social y consideramos que la Ley Mordaza supone una regresión democrática y un recorte de Derechos fundamentales que lo que persigue es evitar las expresiones y manifestaciones de descontento ciudadano con las medidas antisociales y de recortes puestas en marcha por las instituciones públicas españolas.

Así, Córdoba Solidaria considera una vulneración grave a la libertad de expresión que se prohíban tácitamente manifestaciones ciudadanas frente a las sedes democráticas como los parlamentos nacional o autonómicos donde reside la soberanía popular. También cree que la prohibición de grabar actuaciones policiales en la vía pública dejará impunes los abusos que se puedan producir, creando así un Estado policial y de sitio indefinido.

Pero “lo más grave es que la Ley Mordaza permita que se multe con hasta 600.000 euros la protesta pacífica y no violenta que se viene utilizando por parte tanto de la propia Córdoba Solidaria como por algunas de sus entidades miembro para ejercer su derecho de libre expresión y protesta social” indica David Comet, Presidente de Córdoba Solidaria. Parar un desahucio, ocupar una sucursal bancaria, escalar un edificio público o ejercer una resistencia pacífica ante los agentes policiales podrá ser multado con cuantías astronómicas.

“Instamos al Gobierno español a que retire la Ley Mordaza y a que reinstaure el Estado Democrático, Social y de Derecho en el que vivimos anteriormente” indica Comet. Córdoba Solidaria apoya las concentraciones convocadas hoy por varios colectivos y plataformas ciudadanas pidiendo la retirada de dicha Ley.

HWC denuncia la detención de Daoud Ghoul por las fuerzas de ocupación israelíes.

Compartimos el comunicado que nos ha llegado de Health Work Committee, nuestro socio local en Palestina, denunciando la detención de nuestro compañero Daoud Ghoul por la fuerzas de ocupación israelíes. La traducción al castellano no es buena pero creemos que vale la pena su urgente difusión.

10836120_10152439380032466_917642402_n-e1418117100517Las fuerzas de ocupación israelíes han detenido Daoud Ghoul,  de 32 años y residente de Silwan de  Jerusalén ocupada, después de que él fue llamado para ser interrogado por las fuerzas militares. Antes de la detención, fue emitida y presentada una orden militar contra Daoud Ghoul de para que sea deportado de la ciudad de Jerusalén. Esta orden fue seguido por otra, lo que le implica la obligación  de estar en Cisjordania. Por lo tanto, se vio obligado a permanecer en el área de 1967 durante todo el mandato de la orden.

Al final del año pasado, las fuerzas de ocupación israelíes han invadido la casa de Daoud en Ras al – Amud del barrio de Al-Ghoul. Durante su invasión, han registrado la casa como resultado un gran desorden y suciedad y fueron  confiscados de la casa  aparatos electrónicos y documentos, se le dio la orden de deportación de Jerusalén durante 10 meses; fue renovada la deportación por seis meses  mas a finales del año pasado y una nueva renovación durante otros 4 meses con el pretexto de la existencia de los archivos secretos en su contra por razones de seguridad, esta orden ha sido emitida por un jefe comandante de las fuerzas israelíes.  Por lo tanto la deportación duró un año, además  se le impidió viajar fuera del país durante un año por el Ministro israelí de Asuntos Internos.

Daoud ha sido detenido antes en las cárceles israelíes hace varios años. La Health Work Committees condena la detención de Daoud Ghoul y apela a todas  la organizaciones nacionales  e internacionales de realizar esfuerzos y denuncias  en favor de la liberación de Daoud Ghoul.

 También es importante enfatizar que la detención y deportación de Daoud Ghoul ha llevado provocar problemas psicológicos y económicos por ser apartado  de su lugar de origen y trabajo. Además de obstaculizar su capacidad para completar sus estudios de postgrado. Esto es sólo como resultado de las restricciones impuestas a los habitantes de Jerusalén, de acuerdo con las medidas sistemáticas encaminadas a desplazar a los habitantes de Jerusalén y la judaización de la ciudad.

La organización expresa su firme solidaridad con Daoud Ghoul y condena las acciones poco éticas e inhumanas sobre su persona. Esas acciones se consideran violaciones contra las convenciones y leyes internacionales, que prohíbe la deportación de la persona o confinar su / su libertad.

Por lo tanto, hacemos un llamado a nuestros amigos internacionales y personas de todas las naciones para apoyar a Daoud Ghoul y todos los prisioneros detenidos en las cárceles de la ocupación israelí y exponemos las prácticas israelíes contra ellos.