de Sur a Sur, nº 86: El comercio de armas en España y la Objeción Fiscal al Gasto Militar

Coincidiendo con la campaña de la Declaración de la Renta grupos pacifistas ‘tomamos las calles’ para hacer un llamamiento a la Objeción Fiscal al Gasto Militar y denunciar que España es uno de los principales exportadores de armamento. No existe una prohibición absoluta para las exportaciones de armamento a países donde se producen graves violaciones de los derechos humanos, y se contempla autorizar exportaciones “con finalidades humanitarias”. A todo ello, se suman el secretismo, el fomento de las exportaciones y la utilización de este comercio como instrumento de política internacional por parte del Gobierno de Rajoy.

acci-n-de-greenpeace-interm-n-6En palabras de Eduardo Melero, investigador del Centro Delàs de Estudios por la Paz, España es uno de los principales países exportadores de armamento del mundo (dependiendo del año, se sitúa entre el sexto y el séptimo lugar). En 2013, se exportaron 3.908 millones de euros en material de defensa, mientras que en 2014 la cifra alcanzó los 3.203 millones de euros. Durante el primer semestre de 2015, se exportó armamento por valor de 1.727 millones de euros. Las dos categorías de material de defensa español más vendidas son las aeronaves militares y los buques de guerra, que han supuesto el 78% del total de las exportaciones durante el período 2005-2014.

Este importante papel dentro del comercio internacional de armamento responde a tres causas fundamentales: la participación en programas internacionales para desarrollar sistemas de armas, una interpretación poco rigurosa de la legislación y una política muy activa de fomento de las exportaciones de armamento.

1.- Datos básicos de la regulación legal El armamento es un producto esencialmente peligroso. Por eso, este ámbito se encuentra sometido a un intenso control por parte del Gobierno: para poder exportar material de defensa se requiere una autorización administrativa. Las empresas de armamento deben solicitar la autorización, que es otorgada formalmente por la Secretaría de Estado de Comercio, aunque quien decide es un órgano interministerial: la JIMDDU (Junta Interministerial Reguladora del Comercio Exterior de Material de Defensa y de Doble Uso).

Al otorgar la autorización debe comprobarse que se cumplen los criterios legalmente establecidos para poder … (Para leer el Boletín integro pincha en este enlace)

Además del artículo de Eduardo Melero en el boletín puedes encontrar información de la 29ª Asamblea General de Socias y Socios de ASPA celebrada los pasados 9 y 10 de abril en el albergue rural Fuente Agria de Villafranca de Córdoba.

Trece presos saharauis llevan un mes en huelga de hambre para que se anule el juicio militar que les condenó

(Alfonso Lafarga).- Fue el juicio con menos garantías y mayores condenas en los 40 años de resistencia del pueblo saharaui contra la ocupación marroquí. En una cárcel cerca de Rabat 21 presos políticos saharauis cumplen penas de 20 años a cadena perpetua impuestas por un tribunal militar; trece de ellos llevan un mes en huelga de hambre. Son el grupo de Gdeim Izik, los precursores de la “primavera árabe”.

sahara7Los trece, junto con otros 8 que no secundaron la huelga por motivos de salud, están recluidos en la cárcel de Salé, cerca de Rabat, a 1200 kilómetros de la  capital del Sáhara Occidental,  El Aaiún,  distancia que tienen que recorrer sus familias todas las semanas para una corta visita.

Mohamed Bashir Boutanguiza, Sidahmed Lemyejed, Ahmed Sbaai, Mohammed Bani, Brahim Ismaili, Sidi Abdullah Abahah, Naama Asfari, Hassan Dah, Mohammed Bureal, Cheikh Bang, Mohammed M’Barek Lefkir, Abdullah Toubali y Bashir Khada  se encuentran en huelga desde el 1 de marzo y piden que se anule el juicio militar por el que fueron condenados  el 17 de febrero de 2013, su puesta en libertad y ser reconocidos como presos políticos.

Llevan cinco años y medio privados de libertad, a raíz del violento  desmantelamiento por la policía y el ejército marroquí, el 8 de noviembre de 2010, del “campamento de la dignidad”, a 12 kilómetros de El Aaiún, en el que más de 20.000 saharauis reclamaron en el desierto derechos sociales y civiles.

Las reivindicaciones de Gdeim Izik,  fueron consideradas por el lingüista y filósofo norteamericano Noam Chomsky,  uno de los más importantes pensadores contemporáneos, el detonante de la primavera árabe,  como sucedió en Túnez, Libia y Egipto.

Las autoridades marroquíes dijeron que durante el asalto murieron  once policías, aunque en el juicio, celebrado en febrero de 2013, las defensas   denunciaron la ausencia de pruebas incriminatorias y que las confesiones fueron obtenidas bajo torturas. La declaración de uno de los acusados iba firmada con su huella dactilar, a pesar de ser una persona con estudios, según  relató el abogado Luis Mangrané; la letrada Inés Miranda aseguró que no se procedió a la identificación de los fallecidos. La acusación aportó una  caja con bengalas, machetes y cuchillos, las  pruebas con las que supuestamente mataron  a los agentes, en las que no se hallaron huellas dactilares de los saharauis. Y así muchas irregularidades más. Seguir leyendo Trece presos saharauis llevan un mes en huelga de hambre para que se anule el juicio militar que les condenó

de Sur a Sur, nº 85: Acuerdo UE-Turquía, una decisión ilegal y nada ética

Los fenómenos migratorios han sido una constante en la historia humana. Sus flujos han podido variar en dirección o en intensidad con el transcurrir de los siglos, pero siempre han sido un elemento fundamental a la hora de explicar los procesos históricos y la configuración de las sociedades del presente. Por ejemplo, si el ‘homo sapiens’ no hubiera migrado del continente africano, posiblemente los europeos seguiríamos siendo neandertales.

Pero sorprende la esquizofrenia o fractura ideológica con que se ven en la actualidad, en amplio espectro del discurso político, los fenómenos migratorios. Mientras por un lado defiende la libertad absoluta del Capital para migrar de un país a otro, por otro juzga ahora que este principio no sirve para el factor Trabajo –al contrario que durante el siglo XIX-. Además, en la práctica política, mientras se habla de cosmopolitismo y de internacionalismo, en la realidad se levantan barreras y concertinas, se suprimen visados y se multiplican los efectivos policiales en un claro ejemplo de nacionalismo económico. …

Para leer el artículo completo pincha en este enlace

Además de este artículo en el boletín puedes encontrar información de:

30 de marzo: Día de la Tierra Palestina

¿Por qué se oculta la deforestación que los sionistas y sus colonos hacen en su ocupación de Palestina?. El 30 de marzo es el Día de la Tierra Palestina. El pueblo palestino se encuentra en lucha contra la colonización sionista.

olivo3“Verdaderamente, vivo en tiempos sombríos.

Es insensata la palabra ingenua. Una frente lisa

revela insensivilidad. El que ríe

es que no ha oído aun la noticia terrible,

aun no le ha llegado.

¡Qué tiempos estos en que

hablar sobre árboles es casi un crimen

porque supone callar sobre tantas alevosías!”

(“A los hombres futuros.” Autor: Bertolt Brecht).

El 30 de marzo se celebra en Palestina “El Día de la Tierra”. Era 1976, la resistencia palestina convocó para ese día una huelga general contra el ocupante israelí, que desde aquella fecha de la partición del territorio palestino había ido expulsando a la población nativa y robando más y más territorio. El ejército israelí intervino asesinando a 7 jóvenes huelguistas, desde entonces se conmemora ese día en el que la Resistencia movilizó a toda la población contra el colonialismo. La Resolución 242 de Naciones Unidas exige a Israel la vuelta a las fronteras de 1967. Tribunales Internacionales, Organismos de Derechos Humanos, Gobiernos, Convenciones de Ginebra, movilizaciones en todo el mundo, denuncian y condenan a Israel. Hoy la inmensa mayoría de los gobiernos del mundo entero reconocen a Palestina como Estado. Pero el colonialismo israelí, alimentado por el gobierno de EEUU, se da tanta prisa como puede en destrozar su raíz para que se ahogue. Seguir leyendo 30 de marzo: Día de la Tierra Palestina

de Sur a Sur, nº 84: Las fronteras del corazón de Europa

Vivimos días de movilizaciones contra el Acuerdo entre la Unión Europea y Turquía y de salir a la calle a gritar ¡Refugiadxs bienvenidxs! Europa está renunciando a sus principios éticos y violando los Derechos Humanos y el derecho internacional. Podrá expulsar a Turquía a todxs lxs refugiadxs que han llegado a su territorio, siendo este un país que no respeta los Derechos Humanos, y donde miles de refugiadxs ya viven en terribles condiciones o han sido devueltxs a sus países de origen.

20151128112937 (1)Por este motivo queremos compartir el artículo “Las fronteras del corazón de Europa” de Daniel Turon publicado en DESPERTTADOR·y que habla de empatía de la gente común hacía lxs refugiadxs.

“A veces nos preguntamos qué significa ser humano, la filosofía lleva siglos reflexionando sobre la ontología, sobre la ética, sobre la moral, el poder, el mal. La historia de nuestro continente no ha sido precisamente un ejemplo de paz, hemos colonizado medio mundo, provocando genocidios, etnocidios, guerras, colonizaciones… La modernidad parecía traernos unos derechos humanos, tratados internacionales que pretendían afirmar la racionalidad del ser humano.

En nuestro imaginario, se construyó una idea de una comunidad europea, solidaria, cooperativa, con valores cristianos, con los valores revolucionarios de la igualdad, la fraternidad y la libertad. Una institución simbólica que se reafirmó recientemente con el premio nobel de la paz a la Unión Europea. Una ironía más de la historia, o de quien la institucionaliza, un premio que en varias campañas en internet se está pidiendo ya su retirada.

En estos días leemos artículos, vemos fotos, reportajes, pero lo que quizás más impacta son las experiencias en primera persona de personas que viven la experiencia en Lesbos. Llevados por la empatía, un hermoso sentimiento que si nos sumergimos en él, nos lleva a reconocernos en el otro, a querer colaborar, compartir, como está haciendo el diezmado pueblo griego, que comparte lo que tiene con sus hermanos sirios. Personas que llegan sufriendo, con sus hijos, dejando atrás sus casas, sus relaciones, su vida, a veces mucha de su familia, llegan pidiendo ayuda, pero la casta, los que han ganado dinero con la venta de armas, tienen miedo a perder algo de sus privilegios, se resisten a ajustarse los cinturones, a compartir.

Pero hay gente en toda Europa dispuesta a abrir las puertas de sus casas, de sus corazones, “donde comen dos, comen tres”, dice un dicho popular. …” Para leer el artículo completo pincha en este enlace  Seguir leyendo de Sur a Sur, nº 84: Las fronteras del corazón de Europa

Somos una ONGD, que desde Andalucía y desde un compromiso transformador, trabaja en la construcción de un mundo solidario y en paz.